Logística inversa: Cerrando la cadena de suministro


Logística inversa

La logística inversa es sin ninguna duda una de las actividades que cada vez están más al alza.

Algunos procesos cambian cada vez más rápido, debido a la necesidad de ser sostenibles.

Y no solo por el medio ambiente, sino también por una cuestión de eficiencia.

¡Acompáñame, y te hablo de…

1.A que nos referimos con logística inversa

2.Por qué es importante

3.Cómo se diseña para ser efectiva

¿Qué es logística inversa?


La logística inversa es el conjunto de procesos que captan un producto en el destino final para el que fue fabricado y lo transporta hasta otro destino donde se reconstituirá parte de su valor y/o se eliminará.

Comienza desde el momento en que el usuario del producto perciba que este ha perdido parte o todo su valor. Puede deberse a que se ha estropeado, a que su vida útil terminó o a que deje de satisfacer las expectativas del cliente.

El movimiento del producto, como su propio nombre indica, es inverso al de la “logística normal”. Esto quiere decir, que este proceso empieza en el cliente, luego pasa al distribuidor y por último al fabricante.

Qué-es-logística-inversa
Explicación de las distintas fases posibles en logística inversa y su integración con el resto de procesos

Aunque como te mostraré ahora, al contrario que la “logística normal”, no hay solo un movimiento lineal, sino también múltiples salidas de retroalimentación. Podemos dividir estas salidas en 4 tipos distintos:

  • Reusar: En este caso, el usuario no esta satisfecho con el producto y lo devuelve sin darle uso. Solo hará falta reembalar el producto e integrarlo de nuevo en la cadena de distribución.
  • Reparar: El producto ha dejado de llevar a cabo una o varias de sus funciones. En este caso, se ensamblan nuevos componentes al producto y se desechan los que estén estropeados.
  • Reciclaje: En este caso el producto no funciona debido a que es imposible de reparar o, aun siendo posible, no merece la pena económicamente. Una serie de materiales serán aprovechables, mientras que otros serán inservibles.
  • Remanufacturar: Los materiales aprovechables del reciclaje se usan para la fabricación de nuevos productos.

Como has podido ver, la finalidad de la logística inversa es identificar el valor residual del producto y entonces, enviarlo a algún punto de la cadena logística.

Hoy en día su aplicación en muchas industrias es todavía muy esporádica. Además incluso si se lleva a cabo, los procedimientos de mejora y recolección de información aún son muy mejorables.

Objetivos de la logística inversa


Como ya te mencione en el apartado anterior, gracias a la logística inversa se consigue una identificación y redistribución del valor. ¿Cómo afecta esto a una organización?

Hace que mejore, no solo su eficiencia, sino también su coste de producción (porque se reduce). Lo que le da una ventaja competitiva importante, porque aún existen pocas organizaciones que tengan este tipo de logística en cuenta.

Si somos aún más específicos, podemos ver el impacto de estas mejoras en muchos objetivos estratégicos. Aquí tienes algunos ejemplos que suelen ser bastante representativos:

Objetivos-de-la-logística-inversa
Ejemplos de objetivos que mejoran con la logística inversa
  • Menor costo por producto: Se gastan menos materiales para producir el mismo número de productos. Esto se debe, a que un mismo material o componente puede formar parte de un producto final más de una vez.
  • Reducción de la huella ecológica: Menos cantidad de materiales terminan dañando el medio ambiente. A mayor número de productos recuperados por la logística inversa, mayor control y por lo tanto menos residuos.
  • Imagen de marca mejorada: Al llevar a cabo prácticas innovadoras, que beneficien tanto a la empresa como a la sociedad. Se consigue una mejora global en la percepción de la organización.
  • Mejor ROI: El gasto de administración y almacenamiento se reduce. Un componente o producto final resuministrado, casi siempre será más barato que tener que empezar todo el proceso desde el principio.
  • Mayor satisfacción del cliente: Impacta su experiencia en un doble sentido. Por una parte, la reparación o cambio de un producto es más sencillo y barato. Por otro lado, se acelera la logística, con lo que cualquier nuevo producto puede entregarse más rápidamente.

Como puedes ver, las ventajas de la logística inversa no son pocas.

Es por ello, que resulta fundamental implantarla de forma eficaz, siguiendo procedimientos establecidos previamente. De esto, es de lo que vamos a hablar en el próximo apartado.

Gestión de la logística inversa


Aunque, como ya sabes bien, la logística inversa tiene muchos efectos beneficiosos, es necesario diseñarla de manera eficaz. Al igual que se hace con la “logística normal”.

Sino, caemos en el riesgo de administrar unos productos/materiales de forma adecuada y otros de forma errónea. Por esta razón, tenemos que pensar en cada producto y residuo por separado.

Por lo tanto, para empezar, tendremos que ver que productos queremos (y podemos) reintegrar en la cadena logística. Y más específicamente, que componentes y materiales de esos productos.

Gestión-de-la-logística-inversa
Factores que afectan a la implantación de la logística inversa

Durante esta fase, se tienen que correlacionar las capacidades de la organización, con las posibilidades de adecuada gestión. Hay componentes que no supondrán un gran problema de integración porque sus procesos son sencillos, mientras que otros necesitan de procesos más largos y complejos.

En el momento que se decide analizar si se procesa un determinado componente, hay que tener en cuenta dos factores fundamentales. El económico (obtener un beneficio extra reseñable) y el ambiental (hasta que punto se disminuye el impacto ecológico).

El análisis de estos dos factores, es exclusivo de cada uno de los productos/componentes, y esta determinado por todo lo que tiene que ocurrir durante el proceso. Que nivel de seguridad tenemos que tener en cuenta, como será su desplazamiento, como se almacenará o cuál es el tipo de tratamiento que recibirá.

Como ya te mostré en el primer apartado de esta página, cada producto puede ser reciclable, eliminable, reusable o reparable o desmantelable. Esto no depende solamente del tipo de producto/componente, sino que también depende del tipo de procesos que nuestra logística lleve a cabo.

Por ejemplo, un material que para tus procesos es solo basura, para otra organización puede ser usado para reensamblar componentes.

Este hecho, permite impulsar la logística colaborativa. Es decir, que procesos logísticos de diferentes organizaciones  se complementen. Es una forma de producir sinergias entre organizaciones, ayudándolas a reducir sus costes y favoreciendo el medio ambiente al mismo tiempo.

Ahora, me gustaría escucharte…

¿Piensas que la logística inversa tiene en cuenta todos los usos que se le puede dar a un producto o material?

¿En la gestión tu que crees que se tiene más en cuenta, lo ecónomico o lo ambiental?

 

Lee más entradas relacionadas con esta categoría

Si te ha resultado interesante te agradecería mucho que lo compartieras. ¡Mil gracias!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.