Internet de las cosas: Cómo saber mucho con menos esfuerzo


Internet-de-las-cosas

El Internet de las cosas, es en muchos casos catalogado como un concepto poco conocido.

¿Para ti también?

Pues si es así, deberías aprender un poco más hasta que punto puede influir en nuestras vidas.

¡Va siendo hora de que entiendas…

1.En que consiste en Internet de las cosas

2.De que manera funciona

3.Y como se puede aplicar a multitud de sectores

¿Qué es el Internet de las cosas?


El Internet de las cosas es la transmisión, almacenamiento, recepción y análisis de datos procedentes de elementos integrados en red, con el objetivo de mejorar su eficiencia y usabilidad.

Estos elementos pueden ser animales, personas, máquinas, objetos. Todos ellos con un dispositivo/s integrado. Estos dispositivos, tienen sensores (para colectar datos en tiempo real), capacidad de computación (para procesar los datos), wifi (para transmitir los datos) y receptores GPS (para localizarlo físicamente), entre otros componentes.

Qué-es-el-Internet-de-las-cosas
Definición de Internet de las cosas y componentes que lo conforman

Actualmente, en el caso de las personas, este tipo de comunicación de datos se hace con sus propios teléfonos móviles. China es un ejemplo en este sentido. Aunque aún no esta nada claro si todos los países van a ir exactamente en la misma dirección.

Después de ver su definición, te puede venir a la cabeza una pregunta muy recurrente, ¿porqué esta empezando ahora el Internet de las cosas, si todos los elementos que se mencionan (sensores, internet, móviles, etc…) existen desde hace bastante tiempo?

La razón, es que el Internet de las cosas no es una tecnología en si misma, sino que depende de la integración y desarrollo de otras tecnologías. Por lo que, hasta que no se produjo un cierto grado de desarrollo en estas, no empezó a ser relevante a gran escala.

Algunos ejemplos que propiciaron su aparición son : la bajada del precio y mayor velocidad de Internet, más dispositivos con sensores/wifi o el incremento de dispositivos informáticos.

Como seguramente sabes, existen muchos ejemplos del Internet de las cosas, aplicables a cualquier campo conocido. Pero no es nada, si lo comparamos con lo que tendremos en unos años, debido a que esta integración y desarrollo son cada vez mayores.

¿Cómo funciona el Internet de las cosas?


El envío masivo de información procedente de dispositivos integrados, cambiará radicalmente las actividades que haces en tu día a día. Cocinar, vestirse, trabajar, etc…, todos nos vamos a ver influidos en mayor o menor medida.

Y me estoy refiriendo no solo a los usuarios, sino también a los fabricantes e intermediarios.

Cada elemento, como ya hemos visto, dispone de una serie de dispositivos integrados, cuya objetivo es enviar información sobre indicadores importantes.

Cómo-funciona-el-Internet-de-las-cosas
Partes de un proceso del Internet de las cosas

Ahora bien, ¿como va a conseguir el envío de un montón de datos cambiar la forma en que hacemos las cosas?

Para entenderlo bien, empecemos desde el principio del proceso.

Cada elemento tendrá una serie de sensores de presión, temperatura, etc… Estos sensores, envían la información al dispositivo inmerso en el propio elemento para que la procese, y posteriormente se envía a la red para llegar a su siguiente destino. Una plataforma colectora de datos.

Esta plataforma recibe datos de múltiples dispositivos, los integra para quedarse con la información mas importante y posteriormente realiza un análisis exhaustivo. Una vez finalizado el análisis, la información se envía a una aplicación.

Esta aplicación, permite ver a partir de los datos cuando hay riesgo de error. Lo usan tres tipos de usuarios:

  • Consumidor: En el caso de que se haya detectado un problema, se le notifica al usuario y se le dan recomendaciones de cuál es la mejor forma de arreglarlo.
  • Intermediario: Una vez el consumidor haya confirmado que quiere resolver el problema, la información en detalle llegará al grupo de trabajo encargado de resolverlo. Esto permitirá que se trabaje con antelación en la solución del mismo, al no tener que disponer del producto directamente para todo el proceso.
  • Fabricante: Toda la información recopilada se usará para mejorar el diseño y fabricación del producto. También permite detectar fallos en sus procesos, incluyendo exactamente donde y cuando ocurrieron, ya que cada componente tiene un registro electrónico asociado.

Sin duda, el principal beneficio del Internet de la cosas es la prevención. Al poder detectar múltiples indicadores constantemente, te anticipas al problema mucho más que en la actualidad. Aunque por supuesto, el proceso de arreglo y de mejora tampoco se quedarán atrás.

Aplicaciones del Internet de las cosas


Hay tantas y tan grandes aplicaciones del Internet de las cosas, que la lista podría ser interminable. Te pongo algunas de las que considero como más relevantes:

  • Ciudades inteligentes: Las ciudades del futuro funcionarán de forma mucho más organizada y eficiente. Por ejemplo, se podrá monitorear donde hay un aparcamiento antes de que este libre, por donde circularán vehículos/peatones o cuál es el estado de los edificios.
  • Industria: Se podrán controlar mucho mejor los parámetros que afectan a la calidad. Midiendo con mayor precisión y sentido la temperatura, la calidad del aire e incluso los microorganismos.

    Aplicaciones-del-Internet-de-las-cosas
    8 ejemplos de aplicaciones del Internet de las cosas
  • Domótica: La vida en los hogares será mucho más cómoda y sencilla. Las aplicaciones se controlarán por control remoto, se detectarán intrusos más fácilmente o se controlará el estado de los bienes.
  • Agua: Tendremos un control total sobre como hacemos uso de este recurso.  Se monitorizará la calidad del agua potable, la cantidad de agua en reservorios o el gasto de la misma.
  • Ganadería: Mejores condiciones para los animales y más calidad en los productos. Esto se conseguirá gracias a un mejor control en las condiciones de crecimiento, a la localización/identificación de cada animal o a mejoras en la calidad del entorno.
  • Agricultura: Menor uso de tierra y mayor productividad al mismo tiempo. Uso de controles para recogida de fruta en el momento exacto de madurez, mayor control en las condiciones de micro-clima o irrigación selectiva según necesidades en tiempo real.
  • Energía: El objetivo es conseguir la mayor eficiencia energética posible. A través del control del consumo de energía, monitorización/optimización de plantas energéticas o control de las reservas energéticas.
  • Salud: Mejora aún mayor de la esperanza de vida y reducción de enfermedades.  Se conseguirá gracias a un mayor control de signos vitales, mejor asistencia a personas con problemas de salud o análisis más rápidos de indicadores químicos de enfermedad.

Seguro que te has dado cuenta que muchas ya se aplican hoy en día. En muchos casos, lo que más importa del Internet de las cosas no es que la aplicación sea nueva. Sino la posibilidad de hacerlo todo de manera más controlada e informada.

Ahora, te cedo la palabra…

¿Consideras realmente necesario usar el Internet de las cosas a todos los niveles?

¿Que otras aplicaciones presentes y futuras conoces?

Lee más entradas relacionadas con esta categoría

Si te ha resultado interesante te agradecería mucho que lo compartieras. ¡Mil gracias!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.