Mineralogía: Qué es; clasificación y características minerales


Son muchos los que creen que la mineralogía solo estudia los materiales que encontramos en canteras o minas.

Pero lo cierto es que la diversidad de minerales que existen en nuestro planeta es mucho mayor de lo que imaginas.

Su variedad en tamaño, formas o colores es enorme.

Mineralogía

¿Qué es la mineralogía?


La mineralogía es el estudio de los componentes homogéneos y sólidos que forman nuestro planeta, incluyendo su localización, estructura y composición química.

Estos componentes, se denominan minerales. Se caracterizan por estar compuestos de múltiples partes idénticas (al menos hasta la escala atómica). De esta forma, cada mineral tendrá una composición química que es común a todas y cada una de sus partes.

Además de por una composición homogénea, tienes que saber que los átomos de un mineral tienen también una disposición espacial específica. La disposición espacial de varios átomos da lugar a lo que se conoce como estructura cristalina, la cual, al igual que la composición química, es una unidad indivisible en los minerales.

Qué-es-la-mineralogía
Definición de mineralogía. Estructura y formación de minerales

Otro punto muy importante de la mineralogía es su uso práctico. Desde prácticamente el comienzo de la civilización los humanos hemos usado todo tipo de minerales para diversos fines.

Hoy en día, el papel que juegan los minerales en la sociedad es aún mayor. Usamos muchísimos más recursos que nunca antes en la historia. Cada vez más minerales son considerados materias primas limitantes y dan mucho poder al país que las posee. Esta limitación, no tiene porque estar solo relacionada con las reservas totales, sino también con el ritmo al que se extraen.

Por esta misma razón, entender los mecanismos de su formación es una tarea cada vez más relevante. Los diferentes tipos de minerales se forman a lo largo de un continuo denominado como solución cristalina. En función de las condiciones en esta «solución», se definen una serie de puntos finales, que marcan estadísticamente el final de la formación de un determinado mineral y el comienzo de otro distinto.

Una vez que te he mostrado una visión general del concepto de mineralogía, vamos a ver de que manera se clasifican los minerales.

Clasificación de los minerales


Como ya te mostré en el apartado anterior, los minerales se definen por su estructura química y espacial.

Es lógico, por lo tanto, que las directrices de su clasificación se establezcan en base a estas dos características. Casi todos los minerales conocidos se encuentran dentro de estos 10 tipos:

Elementos nativos: La mayoría de los elementos en la corteza terrestre están combinados con otros elementos. Solo unos pocos se encuentran en forma pura. Estos son los llamados elementos nativos.

Clasificación-de-los-minerales
Tipos de minerales junto con su descripción química

Se dividen a su vez en metales, semimetales y no metales. Algunos ejemplos de elementos nativos son el oro, la plata, el arsénico, el carbono o el azufre.

– Óxidos: Su estructura básica esta compuesta de oxígeno, a la que se añaden iones positivamente cargados. Su fórmula general es AOo ABy Oz.

– Carbonatos: Están compuestos por ácido carbónico y diferentes tipos de iones metálicos positivos.

– Sulfatos: Son minerales cuya base es sulfato unido a compuestos cargados positivamente.

– Súlfidos: Son moléculas de azufre unidos a cationes metálicos. Su fórmula general es ASy.

– Boratos: Son distintas combinaciones de moléculas de boro y oxígeno.

– Haluros: El elemento que actúa como base del mineral es un halógeno (Flúor, Cloro, Bromo, etc…) unido a otros compuestos menos electronegativos.

– Silicatos: Son los minerales más abundantes en la corteza terrestre (94%). Están formados por una base de silicio y oxígeno a los que se les se les pueden unir muchos otros tipos de cationes.

– Nitratos: Su base es el ión nitrato unido a agua y/o a grupos hidroxilo.

– Fosfatos: Están compuestos por grupos fosfato unidos a una gran diversidad de cationes distintos.

Características de los minerales


La mineralogía es una especialidad extremadamente extensa. Y no es para menos. ¿Alguna vez te has preguntado cuál es la cantidad de minerales diferentes que pueden existir potencialmente?

Por ahora conocemos miles. Pero a esos habría que añadirles los que aún no conocemos y los que creamos artificialmente.

Características-de-los-minerales
Propiedades de los minerales; ejemplos y análisis

A su vez, cada uno de esos minerales tiene una combinación de diferentes propiedades físicas y químicas.

Esto quiere decir, que tenemos a nuestra disposición un conjunto enorme de propiedades que nos sirven para cubrir múltiples necesidades. Entenderlas y clasificarlas es una de las tareas más importantes de la mineralogía.

Vamos a ver algunas de las propiedades más estudiadas:

  • Color: Cada mineral absorbe los rayos de luz de una determinada longitud de onda y refleja el resto. Estas diferencias en absorción, las podemos establecer gracias a los fotorreceptores situados en nuestros ojos.
  • Dureza: Es la fuerza de sentido contrario que establecen los minerales a ciertas operaciones como la rayadura, la penetración o la abrasión. Para medirla es necesario usar materiales que sean al menos un poco más duros que el mineral a medir. En función del resultado de su interacción se podrá establecer un valor en una escala de dureza.
  • Gravedad específica: Consiste en comparar la densidad del material con una densidad de referencia (el agua normalmente). Es una forma muy sencilla y rápida de distinguir materiales de características muy similares pero que difieren en el peso de sus componentes para un mismo volumen de muestra.
  • Conducción eléctrica: Es la propiedad de ciertos minerales a permitir el trasiego de electrones a través de su estructura interna. Existen 3 tipos; conductores (permiten el paso de los electrones), aislantes (no permiten el paso de los electrones) y semiconductores (son un punto intermedio de los dos tipos anteriores).

Otras propiedades interesantes a tener en cuenta serían la transparencia, el brillo, la tenacidad, el tacto o la exfoliación.

Como has podido ver en los ejemplos, el estudio de las propiedades de los minerales es casi siempre en términos comparativos.

Comparamos lo que le ocurre a un mineral cuando interacciona con otro mineral, compuesto o energía. A partir de ahí se define cuál es su valor relativo para una propiedad física determinada (estudiándose generalmente varias) y por último deducimos el tipo de mineral que es.

Ahora, me gustaría conocer tu opinión…

¿Consideras que la forma en la que se clasifican los minerales actualmente es la más adecuada?

¿Que otras propiedades de los minerales que no he mencionado te parecen importantes?


Si te ha resultado interesante te agradecería mucho que lo compartieras. ¡Mil gracias!
Categorías Geología

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.