Atención: El filtro de nuestros recursos cognitivos


Atención

¿Te gustaría conocer más acerca de la atención?

Porque si es así, has llegado al lugar indicado.

Te sorprendería saber la cantidad de cosas que damos por supuestas.

¡Vamos, aquí aprenderás…

1.En que consiste la atención

2.Cuales son los factores que la dominan

3.Y cuales son las tareas en las que más destaca

¿Qué es la atención?


La atención es el uso tanto activo como pasivo de nuestros recursos cognitivos para seleccionar la información de nuestro entorno.

A nuestro alrededor nos sumergimos constantemente en un océano de información. De tal forma que nuestros sentidos hacen su trabajo y la captan lo mejor que pueden.

Pero como cualquier otro sistema de captación de información tiene limites. Y gracias a la atención, se evita una sobreexposición.

Recuerda que como en tantas otras cosas, los excesos no son buenos y la información no iba a ser una excepción.

Para evitar que esta sobreexposición tenga lugar, ignoramos multitud de estímulos potenciales. Y nos concentramos en unos pocos. En esto consiste esencialmente, la atención.

Qué-es-la-atención
Mecanismo y variantes de la atención

Una manera muy interesante de entenderla, es ver a las diversas fuentes de información como competidoras. Cada una tiene unas propiedades que ofrecer a un organismo que pueda captarlas. Y la forma de elegir del organismo es a través de canales.

La atención es la encargada de abrir y cerrar canales. Normalmente, hay una situación central y otras accesorias, con diferentes grados de apertura que varían en relación al tiempo.

La apertura o cierre de canales es variable, y depende de dos mecanismos: conscientes (intelectuales) o inconscientes (emocionales). Esto implica, que la atención se basa en la información mental de la que disponemos y el grado de interés que un estímulo es capaz de generar.

En la práctica, una atención efectiva tiene presente ambos mecanismos.

Por ejemplo, cuando lees algo que te resulta interesante, puedes pensar que se debe a que te estimula intelectualmente. Y es cierto. Pero durante ese proceso, ya lo has asociado a una emoción positiva también.

O cuando comes algo que te gusta mucho, te focalizas por la emoción que te genera. Pero no habría sido posible, sino hubieras elegido el como, el cuando o el porque racionalmente en determinados instantes.

¿Cómo funciona la atención?


Una idea errónea y bastante aceptada, es que la atención esta limitada a la selección de los estímulos, dándonos a entender que tenemos un control completo sobre ella. En realidad, tiene un funcionamiento más complejo.

En el apartado anterior, ya te mostré que su intensidad es gradual. Esto quiere decir, que aunque existen formas de clasificarla, si pudieras medirla nos encontraríamos con algo cercano a un continuo de valores. Desde el menor estado (coma) hasta el mayor estado (alerta).

Cómo-funciona-la-atención
Seis mecanismos que explican el funcionamiento de la atención

El punto exacto del “continuo”, se determina a partir de la adición de cuatro factores fundamentales:

  • Demanda: Una actividad implica una cierta carga mental. En función de sus características y de la maestría que tengamos en ella, se determinará un mayor o menor grado de atención.
  • Instinto: Existen una serie de mecanismos que activarán nuestra atención sin necesidad de hacer nada y que provienen de nuestro cerebro reptiliano, por lo que disponemos de ellos desde el nacimiento.
  • Necesidad: Al igual que los instintos, pueden activar nuestra atención sin hacer nada. La diferencia es que provienen de información almacenada en nuestra mente.
  • Consciencia: Es el único factor sobre el que tenemos control real. Nos permite realizar selección de estímulos.

Además de ser factores aditivos, la consciencia puede dominar al resto de factores, pero en ningún caso controlarlos por completo.

Esta es la razón por la que es conveniente tener horarios de actividad establecidos y períodos de relajación. Tanto un exceso como una falta de atención consciente son insostenibles. El exceso desde un punto de vista energético y la falta desde un punto de vista racional.

Por lo tanto, el rol que juega la consciencia es estratégico. Nos sirve para focalizarnos en actividades a largo plazo, para alinear nuestras necesidades con estas actividades y para elegir realizar las de mayor demanda energética solo en determinados momentos, atendiendo a la relación coste/beneficio aparente.

No deja de ser importante también, que entiendas que una mayor intensidad de la atención, no implica necesariamente una mayor carga de información útil proveniente de los sentidos.

Esta información, varía enormemente en función del tipo de actividad que realicemos y el tiempo sostenido en el que podamos mantener una intensidad similar.

Vigilancia o atención sostenida


Como ya te he mencionado anteriormente, la atención varia entre distintos estados de intensidad con respecto al tiempo.

A pesar de ser ese su estado real, se usa el término vigilancia, para definir un estado aparente de intensidad constante de la atención en determinadas situaciones.

Este término, se asocia más comúnmente a un evento sin apenas cambios en los que puede ocurrir un suceso infrecuente o impredecible.

Vigilancia-atención-sostenida
Situaciones y características de la vigilancia

La vigilancia, es complicada de explicar en profundidad. Sin ir más lejos, no existen teorías que la expliquen satisfactoriamente por completo.

Una de las razones de esta complejidad, no es solo que es lo que defines como atención sostenida, sino a que situaciones reales se aplica.

Por ejemplo, te acabo de decir que lo solemos asociar con eventos que son casi pasivos la mayor parte del tiempo, como mirar todo el rato a una cámara en busca de cualquier pequeño cambio extraño. ¿Pero esa es la única forma en la que se ha estudiado?

Realmente no, también se puede usar el término vigilancia para una serie de mini-eventos repetitivos. De hecho, a partir del estudio de este tipo de eventos, se han extraído algunas conclusiones interesantes acerca de la vigilancia.

  • La probabilidad de un estado de concentración similar decae con el tiempo.
  • Cuanto más repetitiva sea una tarea (menos eventos tenga), más probable es una variación en la concentración.
  • Existe un punto óptimo de consumo de recursos mentales que mantienen a la concentración en un máximo, por encima o por debajo de ese punto la concentración es menor.

Una idea que puede resultar contradictoria, es que llevar a cabo más de una tarea, puede ayudar a sostener por más tiempo estados de vigilancia.

Con esto, no te estoy diciendo que la multitarea sea buena para aumentar la concentración en general. Me estoy refiriendo a tareas que sean muy similares entre sí y con un objetivo común.

Estas tareas requieren una concentración media y no hay apenas cambio entre cada tarea. Estos pequeños cambios favorecen la concentración, más que hacer todo el rato lo mismo.

Esto se debe, a que la introducción de una pequeña variación de estímulos (no muy intensos por supuesto), predispone mejor al cerebro a seguir buscando el estímulo en la tarea de vigilancia.

Ahora, te cedo la palabra

¿Cuál es para ti el factor más importante de la atención?

¿Piensas que el estado de la vigilancia realmente ocurre?¿O es solo una aproximación?

Lee más entradas relacionadas con esta categoría

Si te ha resultado interesante te agradecería mucho que lo compartieras. ¡Mil gracias!
Categorías Cognitivo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.